¿Cuánto cuesta una web?14/05/2015

Ésta podría ser la “pregunta del millón” entre todas las que reciben los responsables comerciales de cualquier empresa dedicada al desarrollo web. Y es la que nos formulan de forma cotidiana los responsables de las pymes, con quienes tratamos habitualmente.

Eres el gerente de una empresa, y sabes que internet “es lo moderno”, y que necesitas estar ahí para difundir tu empresa convenientemente.

Basándonos en nuestra experiencia,  la pregunta en sí se formula desde un punto de partida erróneo, ya que estamos considerando como gasto, lo que en realidad es una inversión.

¿Necesito difundir mi empresa? ¿Debo cuidar la imagen que mi empresa posee en internet? ¿Puedo además ayudar a aumentar la facturación de mi empresa? Por tanto la pregunta que debes hacerte es, ¿a cuánto asciende la inversión que debo realizar para difundir mi empresa en internet, mejorar la imagen e incluso aumentar la facturación?

Como es obvio, esta pregunta no tiene una respuesta directa ni inmediata. Son los consultores los que deberán analizar tu caso de forma particular: el sector, la competencia que está presente en internet, cómo se difunde tu competencia, tu público objetivo, si sería rentable acompañar la creación de tu nueva web con campañas de posicionamiento SEO o de difusión en redes sociales, etc. Y sólo de esa forma, se podrá realizar una estimación fiable de la inversión precisa.

En cualquier caso, y con la intención de que esta entrada en nuestro blog  aporte una información práctica, podemos afirmar con bastante seguridad que una web corporativa sencilla, y con la información básica sobre tu empresa, pero a la vez moderna, profesional, “amigable” para su posicionamiento en Google, y optimizada para dispositivos móviles entre otros muchos aspectos importantes, será más económica de lo que se imagina. En este negocio, como en todos, nadie da “duros a pesetas”, por lo tanto, dado que es posible encontrar quien la haga por muy poco dinero o incluso gratis, es fácil suponer que el producto final no será el mismo. Nadie nos fiaríamos de panaderías que vendan las barras de pan por 20 céntimos, ¿verdad?

La respuesta por tanto es sencilla; la inversión en una web dependerá del objetivo que queramos lograr. La decisión es tuya: ¿inversión o gasto?

Autor: Ignacio García (Departamento de Marketing de CGB)


Volver

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al continuar navegando, aceptas el uso que hacemos de ellas [+]. Aceptar.